Cómo debe ser la formación de un abogado

Como debe ser la formacion de un abogado

Seguro que alguna vez te has preguntado ¿qué formación necesitas para ser un abogado de éxito? 

Si eres un “jurista ansioso” y con ello me refiero a que siempre estás pensando cuál debe ser tu futuro profesional, más de una vez tu mente le habrá dado vueltas a la siguiente cuestión: después de estudiar el grado en Derecho ¿Qué debo hacer? 

Sin duda, no puedo compartir más tu pesar. Y es que la universidad precedió al bachillerato y todo estaba reglado. Sabías qué tenías que estudiar mucho y sacarte la carrera. Pero claro, ¿quién te ayuda a decidir cuál debe ser tu formación una vez terminada la carrera de Derecho? 

Es por eso jurista, que hoy te traigo una pequeña guía para enseñarte que opciones tienes, con sus pros y sus contras, intentando así arrojar un poco de luz a tu camino incierto. Comencemos. 

Vamos a dividir los tipos de estudios en: obligatorios, especialización, necesarios y determinantes

1. LOS ESTUDIOS OBLIGATORIOS

Como ya sabes, para ejercer la abogacía en España es necesario que tengas en posesión el máster de acceso a la Abogacía. El máster es un programa oficial, en el que el alumno adquiere las competencias necesarias para la obtención del título de abogado, cuyo objetivo final es que apruebes el examen para que puedas ejercer como tal.  

El mencionado máster tiene una duración de un año y medio académico, que se suele acomodar proporcionándote un año de formación teórica y medio de prácticas y trabajo de fin de máster (TFM). Esta formación teórica básicamente te enseña todas las asignaturas que ya has cursado durante la carrera, pero con más apuntes de tipo procesal. Está bastante enfocado al ejercicio profesional, aunque tiene sus carencias. Estamos hablando de que se asimila un poco al bachillerato, en el sentido de que te prepara para un examen final. 

¿Te prepara el máster de acceso para ser buen abogado?

Siento decirte que la respuesta no es la que esperas. Es más, un trámite tedioso que la panacea jurídica. Así que, mi recomendación es que surfees por el máster como puedas pero que, en ningún caso, le des una gran primacía. Sabemos que los másteres son caros y no están al alcance de todos los bolsillos y justamente por ello, mi opinión es que destines tus recursos en algún máster que realmente pueda hacer brillar tu vida profesional. Y este, en general lo tienen todos los abogados, no proporciona ningún tipo de diferenciación con los demás. Por ello, apuesta por otros tipos de formación, cómo las que seguidamente te expongo. 

formacion de un abogado (1)

A continuación, te muestro unas cuantas opciones para realizar el máster de manera online: 

Universidad Europea 

UNIR 

Universidad Rey Juan Carlos 

2. LOS ESTUDIOS DE ESPECIALIZACIÓN

Ahora ya sí, ya tienes la carrera y estás cursando el máster de acceso a la abogacía. Pero claro, ¿cómo te diferencias de los demás juristas? Pues está claro que tenemos la respuesta: un máster de especialización. No obstante, este no te corre tanta prisa: analicémoslo.  

Hay dos tipos de juristas, aquellos que ya saben que especialización quieren desde primero de carrera y aquellos que la especialidad les encuentra a ellos. Si eres jurista del primer grupo, fantástico. 

Sin embargo, si eres un jurista que no tiene mucha idea sobre qué especialización tomar: tranquilo. No estás solo.  

¿Cómo elijo que rama del derecho estudiar?

Deja que la especialización llegue a ti. Haz prácticas en diferentes despachos y en las diferentes realidades jurídicas.  

Ahora pongamos que ya sabes qué especialización quieres. Pues bien, ahora es el momento de hacer un máster en la rama del Derecho que has escogido. Es importante que, en este punto, pongas todo tu esfuerzo en valorar en qué escuela hacer el máster, cuál es el plan de estudios, si ofrecen prácticas… La información es poder y ahora mismo estás haciendo la gran apuesta por tu vida profesional. 

3. LOS NECESARIOS

Tanto el máster obligatorio como el máster de especialización será lo que haga vestir tu curriculum de tipo formativo. Ahora bien, ¿te están enseñando todo lo que te hace falta para ser un buen abogado? Te dan información, pero poca práctica del día a día. Y para eso están los “estudios necesarios”. Nadie puede convertirte en abogado, sólo tú mismo a través de tus mismos errores.  

Equivocarse es una de las formas más efectivas de aprendizaje, sin embargo, a nadie le gusta cometer errores, y existen maneras de minimizarlos. Si tu camino como abogado va enfocado a montar tu propio despacho te abarcas en un mundo complicado, y donde tus habilidades como abogado no serán suficientes para superar los retos del camino.  

Para no perecer en el intento de montar tu propio despacho, debes tratar de minimizar los fallos, y para ello la mejor opción es formarte. Escoge cursos de gestión, emprendimiento, marketing, recursos humanos, investiga en youtube y en blogs, lee libros, … Existen muchas maneras de formarse, muchas gratuitas y otras de pago. Nuestra recomendación, es que combines recursos gratuitos con alguna formación de pago que te aporte un mayor valor.  

Un buen ejemplo de recursos gratuitos que puedes aprovechar para formarte es este blog, donde además de artículos sobre gestión de despachos y marketing, escribimos también recomendaciones de otros blogs, libros, herramientas, … 

Si por otro lado, quieres acelerar tu aprendizaje, puedes echarle un vistazo a la formación EasyLeapp MBA, dónde aprenderás a gestionar un despacho, y todas sus áreas (marketing, finanzas, recursos humanos, ventas y producto o servicio) 

4. LOS DETERMINANTES

Antes de comenzar con este grupo de estudios, debes hacerte la siguiente pregunta:  

¿Cómo diferenciarse en el sector legal? 

En un sector tan competitivo como es el actual, es complicado diferenciarse. La media de los abogados que conocemos tiene varios másteres a la espalda y numerosas formaciones extra e incluso hablan varios idiomas.  

Pero, destacar no es imposible, tan solo tenemos que encontrar aquello que nos hace únicos. Conocí de primera mano el caso de un abogado que hablaba lenguaje de signos, y que esa habilidad le hizo hacerse un hueco en el sector convirtiéndose en el abogado de referencia de cualquier persona que tuviera esta discapacidad. No fueron ni su formación como abogado, ni su experiencia ni sus idiomas lo que le aportó un valor diferencial, tan solo fue que hacía algo que los demás no.  

Podemos tomar este caso como ejemplo de alguien que encontró su hueco en el sector. Está en cada uno buscar su sitio, y no es difícil, sólo tienes que pensar en aquello que se te da bien o te apasiona y potenciarlo para que se convierta en tu valor diferencial y construir una propuesta de valor alrededor. Puede ser que en tu caso te apasionen los coches, o las motos, pues posiciónate en un abogado experto en automovilística y además potencia tus conocimientos sobre vehículos, estudia sobre motores, carrocerías, chasis, … para cuando hables con tus clientes te conciban como un experto en el tema.  

No dejes pasar la oportunidad de hacer de tus habilidades, tu bandera.  

Sin duda, para hacer este trabajo, hace falta cursar los estudios necesarios, que harán que pases de un jurista a un gran abogado 

Si te ha gustado este post y quieres saber cómo son los abogados de hoy en día, no te pierdas el siguiente artículo. 

Si estás interesado en hacer una formación sobre managment, no olvides descargarte el programa que Easyleapp MBA ofrece. También puedes solicitar una DEMO para hacerte una idea de todos los conceptos que aprenderás.  

“Conseguirás convertirte en el abogado que siempre quisiste ser” 

habilidades abogados

No olvides compartir este post

Artículos Relacionados