Entrevista a Candi Vives Gavilà

candi vives

Comparte este post

Candi Vives es abogada por vocación.
De eso es de lo único que está segura, puesto que de lo contrario, no podría trabajar como lo hace. Con la dedicación y pasión que le pone a su trabajo, la paciencia que (en ocasiones) le toca tener con juzgados, clientes y compañeros. Y además, echar tantas horas sentada en su despacho delante de un ordenador.
Está especializada en derecho de familia y además es mediadora familiar. Le gusta tratar con las familias. Es un trabajo muy psicológico y en ocasiones muy duro, pero también es muy gratificante, nos cuenta Candi Vives.

Como siempre les dice a sus clientes: “El amor puede terminar pero si hay hijos, la familia continúa”. Por lo tanto, se centra en ayudarles a regular su situación legal siempre pensando en el bienestar de los menores. Ellos son su prioridad en estos asuntos.

Además, últimamente a través de las redes sociales, ha descubierto una faceta que le motiva mucho, la divulgación del derecho.

TE CONSIDERAS UNA ABOGADA MODERNA Y CERCANA, ¿CÓMO CONCIBES EL EJERCICIO DE LA ABOGACÍA? ¿CREES QUE SE HA ADAPTADO A LOS NUEVOS TIEMPOS?
A veces creo que la abogacía se ha adaptado a los nuevos tiempos, incluso demasiado.
Me explico…

Se ha perdido la esencia de la profesión. El código deontológico, aún siendo ahora cuando más se estudia en el máster, es también cuando extrañamente, menos se pone en práctica.
Esa abogacía de antaño, donde el abogado era respetuoso con el compañero y no tiraba los precios para conseguir clientes, sino que se esforzaba en ofrecer un servicio de calidad, la echo de menos…

Voy a ser rotunda y afirmar que: No soy defensora de los servicios “low cost” en nuestra profesión. Considero que ayudan al desprestigio de la misma.

No apoyo ni apoyaré nunca que se regale nuestro trabajo, pues la responsabilidad que asumimos es demasiada como para hacerlo gratis.

Ahora bien, debo reconocer que, excluyendo lo antedicho, me gusta la abogacía moderna.
Esa donde los abogados no somos profesionales distantes y encorsetados, sino que demostramos nuestra humanidad y realmente hacemos honor a nuestra profesión ayudando a los ciudadanos a defender y reconocer sus derechos. Esa abogacía me gusta. Me motiva y me encanta ejercerla.

¿POR QUÉ “ESTUDIO JURÍDICO” Y NO “DESPACHO” O “ABOGADA”?
Esto no fue algo muy meditado, jaja. A ver, me explico mejor. No me gusta fingir ser quien no soy. El postureo que últimamente abunda en nuestra profesión, y concretamente en redes sociales, no lo tolero demasiado bien… por lo tanto, si trabajo yo sola no tiene sentido que me llame “Vives y asociados” o “Vives abogados”. Así pues, en mis inicios, me hice llamar Candi Vives Gavilà Abogada y mediadora familiar, vamos, lo que soy 🙂

Sin embargo ahora, ya no estoy sola. Tengo a otra abogada colaborando conmigo en mi despacho y además a una estudiante en prácticas. Asimismo, no descarto, si todo va bien, ampliar. Es por este motivo, que decidí evolucionar como marca, dar un paso adelante. Sigo siendo y siempre seré Candi Vives Gavilà, pero ahora con Estudio Jurídico me da la sensación de que puedo formar equipo, algo que me encanta.

No soy defensora de los servicios “low cost” en nuestra profesión.

TAMBIÉN ERES MEDIADORA, ¿CREES QUE LA MEDIACIÓN SERÍA SUFICIENTE EN LA MAYORÍA DE LOS CASOS QUE LLEGAN A TU ESTUDIO JURÍDICO?

Ojalá, pero no.
Siempre no es una solución, pues la mediación para que funcione tiene que existir voluntad. Las partes tienen que acudir a este método alternativo de resolución de conflictos de manera voluntaria y convencidas de que les puede ayudar a solventar su problema. Según mi experiencia, si esto no es así, la mediación no suele funcionar.

Ahora bien, sí es cierto que muchos casos se podrían solventar con la mediación y no se consigue por falta de información. La ciudadanía conoce casi en exclusiva un sistema de resolución de conflictos: los juzgados. Por lo tanto, es labor de los poderes públicos impulsar los Métodos Alternativos, entre ellos la mediación, para que los conflictos se solventen a través de los ADR, pues la solución es más económica, rápida y efectiva a largo plazo.

Aún así, no quiero ser del todo pesimista, pues es cierto que en los últimos años se está trabajando muy duro para darle un papel fundamental a los ADR en la resolución de conflictos de la ciudadanía, promoviéndose de una manera más activa la mediación, como por ejemplo, en el Anteproyecto de ley de eficiencia procesal que considera los MASC (Medios Adecuados de Solución de Controversias) imprescindibles para la consolidación de un servicio público de justicia sostenible.

Se ha perdido la esencia de la profesión. El código deontológico, aún siendo ahora cuando más se estudia en el máster, es también cuando extrañamente, menos se pone en práctica.

¿POR QUÉ DECIDISTE COMPARTIR CONTENIDO JURÍDICOS EN REDES SOCIALES?

Me gusta mucho enseñar a los jóvenes abogados que llegan perdidos y desorientados a esta profesión, como hace unos años llegué yo. Me veo reflejada en ellos. Recuerdo lo duro que son los inicios, y me sale natural ayudarles. Echarles una mano en todo lo que pueda.

Como son muchos y geográficamente no todos están cerca de mi despacho, no les puedo acoger como pasantes, pero en cambio, comparto contenido jurídico en Instagram y me pongo a su disposición a través de las redes sociales. Es muy bonito y gratificante porque son muy agradecidos. Me divierto y además ayudo, ¿Qué más se puede pedir?

COMO PRÓXIMA MENTORA DE LA UNIVERSIDAD NEBRIJA DE MADRID,
¿QUÉ CONSEJO LE DARÍAS A UNA PERSONA A PUNTO DE FINALIZAR SUS ESTUDIOS EN DERECHO?

Lo primero y principal, si no estás haciendo prácticas o una pasantía en un despacho, mi consejo es que busques uno ya y te postules para un puesto. Hay que ser muy humildes siempre, pero al inicio más, además de ser conscientes de nuestras limitaciones.

La abogacía es una profesión muy bonita, pero a la vez muy sacrificada porque conlleva una grandísima responsabilidad que asumimos a diario con cada asunto que se nos confía. Es por lo tanto, fundamental, estar al menos un tiempo -un par de años diría yo-, trabajando por cuenta ajena para adquirir soltura y experiencia.

De la carrera se sale, en muy rara ocasión, preparado para el ejercicio. No se tiene una visión práctica de la profesión, algo que hay que adquirir pues en algún despacho a posteriori.

Suscribete a EasyLaw

Mantente informado de las últimas

Más para explorar

Galindo
Hormigas con toga

Entrevista a Francisco Javier Galindo Giménez

Francisco Javier Galindo, tiene 24 años y es de Cáceres. Prefiere que le llamen Javier y vive en Madrid desde que empezó la universidad (exceptuando

¿Quieres potencial tu negocio?

Contáctanos y te contamos cómo puedes hacerlo