¿Es la abogacía la cola del progreso?

soy un estudiante

Comparte este post

¿Es la abogacía la cola del progreso? Mucho se habla de que el Derecho no innova, de lo complicado que resulta que la tecnología entre en los despachos, pero sobre todo en las rutinas de los abogados, al final acomodados a procesos lentos y tediosos por no emplear herramientas de optimización pero, yo me pregunto ¿es culpa solo del abogado colegiado, del gran despacho o tiene culpa también la base?

Cuando hablo de la base me refiero a la institución en la que se forman esos abogados que rechazan el cambio, esos abogados que no se sienten cómodos con las nuevas tecnologías, hablamos de la Universidad.

La Universidad y más en concreto las facultades de derecho, necesitan un cambio, una restructuración desde sus cimientos. Estos cimientos que no son otros que sus planes de estudio.

¿Cómo podemos pedir que la abogacía avance, si las materias y los métodos de aprendizaje son los mismos desde hace 30 años?

Este es el reto que planteo en estas líneas, cómo mejorar los planes de estudio que formaran a los nuevos egresados, qué aspectos deben mantenerse, cuáles deben cambiarse y cuáles deben eliminarse para que deje de ser la cola del progreso.

Empezaremos con lo negativo, para cerrar estas líneas con buen sabor de boca, como suele decirse.

El método docente es arcaico, la memorística pero no el entendimiento es uno de los grandes problemas con los que salen los estudiantes al empezar su vida laboral, no saber trasladar la teoría a la practica, porque todo se ha enfocado a la memoria pero no a la comprensión, es por ello, que cuando nos enfrentamos a un caso práctico no sabemos abordarlo porque si la práctica fuera como la teoría, de que serviríamos los abogados.

Este método docente, no solo es perjudicial en este aspecto sino también en limitar la creatividad. Si he dicho creatividad, un buen abogado debe saber resolver cualquier tipo de tesitura que se le planteé.

Para eso la comprensión de la ley y la creatividad para darle forma a la solución es fundamental.

El manejo de las herramientas ofimáticas son algunas de las grandes demandas, también el trabajo en equipo o saber trabajar bajo presión y por supuesto saber gestionar esa presión.

Ya no solo bastan las conocidas hard skills, es decir, una base jurídica sólida, sino complementarlo con las habilidades antes mencionadas.

¿Qué debemos cambiar? Cuando nos adentramos en esta pregunta, podemos dar múltiples respuestas, todas ellas acertadas según la perspectiva que se mire, pero lo que se ha puesto de relieve durante los últimos años son la necesidad de introducir las denominadas soft skills en los planes de estudio.

Dominar la oratoria para enfrentarse a un juicio el manejo de las herramientas ofimáticas son algunas de las grandes demandas, también el trabajo en equipo o saber trabajar bajo presión y por supuesto saber gestionar esa presión.

Ya no solo bastan las conocidas hard skills, es decir, una base jurídica sólida, sino complementarlo con las habilidades antes mencionadas.

Además de incluir en los programas de estudio las soft skills, deberían estos programas nutrirse de asignaturas optativas que puedan abrir el abanico de opciones a los estudiantes.

Este tipo de optativas debería reflejar lo que demanda ahora el mercado legal, especializaciones como derecho energético, marítimo o medioambiental pueden ser algunas de las posibles propuestas, al igual que asignaturas relacionadas con la protección de datos, el blockchaing o el compliance.

Después de hablar de qué debemos eliminar y qué debemos cambiar en los planes de estudio.

Diremos qué debemos mantener y es su estructura, una estructura que divide entre público y privado, que se divide en áreas de conocimiento pero que se demuestra a lo largo de la carrera que sin conocer y dominar el derecho civil, difícilmente vas a poder entender los entresijos del derecho mercantil, que sin conocer a Uspiciano y al derecho romano, difícilmente vamos a entender algunos contratos como son la prenda o la habitación.

Poniendo ya el punto y final a estas líneas, me gustaría remarcar lo importante de la base jurídica, algo en lo cual las facultades de derecho sobresalen, pero sin olvidar que al igual que la sociedad avanza, los estudios en derecho deben hacerlo, mejorar sus mecanismos y sus planes de estudio para ser más competitivos, no solo entre facultades españolas sino poniendo el foco en el panorama internacional y como no, en el derecho comparado. Con todo esto podemos responder: ¿Es la abogacía la cola del progreso?

La Universidad y más en concreto las facultades de derecho, necesitan un cambio, una restructuración desde sus cimientos.

Suscribete a EasyLaw

Mantente informado de las últimas

Más para explorar

jordi-sillero
¡Hola! Aquí el nuevo mundo

Entrevista a Jordi Sillero Delgado

Jordi se considera una persona abierta y extrovertida, le gusta estar siempre en contacto con todo el mundo para poder intercambiar ideas y así poder

¿Quieres potencial tu negocio?

Contáctanos y te contamos cómo puedes hacerlo