La corte internacional de justicia y su papel en el derecho internacional

la corte internacional

Comparte este post

¿QUÉ ES LA CORTE INTERNACIONAL DE JUSTICIA?
La corte internacional de justicia es el principal órgano judicial de la Organización de las Naciones Unidas, implementada en virtud de la Carta de las Naciones Unidas, otorgada en San Francisco en 1945, con el objetivo de arreglar por «medios pacíficos» las controversias o situaciones susceptibles de conducir a quebrantamientos de la paz.

La función de la corte

La función de la corte es doble: resolver, de acuerdo con la legislación internacional, las disputas legales presentadas ante ella por los distintos Estados y emitir dictámenes consultivos acerca de las cuestiones legales que le planteen los órganos autorizados para ello y las agencias especiales.

La Corte Internacional de Justicia funciona siguiendo los dictados de su Estatuto (el cual forma parte de la Carta anteriormente mencionada), y es un cuerpo de magistrados independientes elegidos, con independencia de su nacionalidad, de entre personas que gocen de alta consideración moral y que reúnan las condiciones requeridas para el ejercicio de las más altas funciones judiciales en sus respectivos países, o que sean jurisconsultos de reconocida competencia en materia de Derecho Internacional.

Desde su creación en 1946, la Corte ha entendido de más de 120 casos, de los cuales el 80% han sido casos contenciosos entre Estados, y el 20% fueron pedidos de opinión consultiva presentados por órganos u organismos especializados de las Naciones Unidas.

AUTORIDAD Y JURISDICCIÓN DE LA CORTE INTERNACIONAL DE JUSTICIA

La Corte Internacional de Justicia es un tribunal civil con competencia en el arreglo de aquellos asuntos que los Estados que en ellos estén involucrados pongan en su conocimiento, y que formula opiniones consultivas solicitadas por órganos y organismos especializados de las Naciones Unidas.

No tiene jurisdicción penal, y, por tanto, no puede enjuiciar a particulares (como los criminales de guerra. Esto último corresponde tanto a las jurisdicciones nacionales, como a tribunales especiales establecidos por las Naciones unidas (tal es el caso, por ejemplo, del Tribunal Penal Internacional para Ruanda), como, por último, a la Corte Penal Internacional.

Por razón del desempeño de funciones distintas a las de la Corte Internacional de Justicia, es relevante distinguirla separadamente de otros tribunales internacionales tales como:

  • El Tribunal de Justicia de la Unión Europea.
  • El Tribunal Europeo de Derechos Humanos.
  • La Corte Interamericana de Derechos Humanos.
  • Tribunales internacionales especializados tales como el Tribunal Internacional de Derecho del Mar.

Tampoco es la Corte Internacional de Justicia una corte suprema a la que puedan recurrir las jurisdicciones nacionales; no ofrece a los particulares un recurso final y no es una corte de apelación de ningún tribunal internacional.

No obstante, está facultada para pronunciarse sobre la validez de laudos arbitrales en aquellos asuntos respecto de los que tenga jurisdicción.

De otro lado, la Corte puede pronunciarse sobre ciertas controversias, relacionadas con el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales cuando se le presenten, en las que la Corte se limita a ocuparse de los aspectos jurídicos.

ACTUACIONES ANTE LA CORTE INTERNACIONAL DE JUSTICIA

Ante la Corte Internacional de Justicia se desarrollan dos tipos de procedimiento:
– El procedimiento contencioso es la consideración por la Corte Internacional de Justicia de una controversia jurídica que le han presentado los Estados.

Conforme al artículo 34 del Estatuto de la Corte, sólo los Estados podrán ser partes en casos contenciosos ante la Corte; en consecuencia, no podrá considerar controversias entre un Estado y una organización internacional, ni entre dos organizaciones internacionales

– De otro lado, el procedimiento consultivo es aquel que está a disposición de algunas organizaciones internacionales públicas (a saber, los órganos y organismos especializados de las Naciones Unidas), y les permite recabar una opinión consultiva de la Corte acerca de una cuestión jurídica.

En cuanto al costo de las actuaciones ante la Corte Internacional, el único gasto del que habrán de asumir los Estados comparecientes serán los honorarios de sus asesores jurídicos y abogados.

Quedan, por tanto, eximidos de gastos administrativos o lingüísticos, por cuanto corren a cargo de Naciones Unidas.

Sin embargo, los Estados que presenten dificultades financieras pueden recurrir al Fondo Fiduciario (establecido en Naciones Unidas en 1989) que, constituido por donaciones de los Estados Miembros de Naciones Unidas, tiene por objetivo ayudar a los países que presenten mayores dificultades económicas a financiar los gastos en que incurran en los litigios en los que sean parte.

Y si el lector se pregunta si este Fondo Fiduciario ha entrado alguna vez en acción, la respuesta es afirmativa: Con recursos del Fondo se sufragaron los costes de la demarcación de la frontera determinada en el litigio entre Burkina Faso y Malí en la década de 1980.

SENTENCIAS DE UN PROCEDIMIENTO CONTENCIOSO Y OBLIGATORIEDAD DE LAS OPINIONES CONSULTIVAS

Por sentencia la Corte se pronuncia sobre decisiones relativas a la competencia y fundamentos de un asunto, solicitudes de indemnización, solicitudes de revisión o interpretación de decisiones anteriores, y, en alguna ocasión, solicitudes de tercería.

Las sentencias dictadas por la Corte son obligatorias para los Estados interesados, pues según el artículo 94 de la Carta de Naciones Unidas cada miembro «se compromete a cumplir la decisión de la Corte Internacional de Justicia» cuando sea parte. Por contra, no son susceptibles de recurso.

Por su parte, las opiniones consultivas (hecho diferencial con respecto a las sentencias) no tienen ningún efecto obligatorio, conservando el órgano que la hubiera solicitado la libertad de poner o no la recomendación.

INTERVENCIÓN DE LA CORTE INTERNACIONAL DE JUSTICIA EN CONFLICTOS BÉLICOS Y SU POSTURA CON RESPECTO AL USO DE ARMAS NUCLEARES

La Corte no puede impedir que los Estados usen la fuerza. Hoy día no se considera que la Corte sea el último recurso para el arreglo de controversias. De hecho, es frecuente que los Estados recurran a ella al mismo tiempo que emplean otros métodos de resolución de tales controversias.

No es irrelevante el papel que juega la Corte al instar a las partes a reducir sus pretensiones políticas, en ocasiones exageradas, y transformarlas en demandas de hecho y jurídicas. A resultas de ello, en algunos casos se han reanudado las negociaciones, que posteriormente resultaron exitosas antes de que la Corte dictara su fallo.

En otros casos la decisión de la Corte ha brindado a las partes una conclusión jurídica que pueden utilizar como base para futuras negociaciones.

Con respecto al uso de armas nucleares, la Corte sostiene que ni la costumbre ni el Derecho Internacional contienen una autorización concreta sobre la amenaza o el uso de armas nucleares, ni tampoco una prohibición amplia de dicha amenaza o uso.

Asimismo, considera que la amenaza o el uso de armas nucleares sería contrario a las normas del Derecho Internacional Humanitario aplicable a los conflictos armados.

No obstante, no concluye con rotundidad si la amenaza o el uso de armas nucleares podría ser lícito o ilícito en una circunstancia extrema de legítima defensa en que estuviera en juego la existencia misma del Estado.

CONCLUSIONES

No me aventuraría a aseverar que la Corte es el órgano más importante de las Naciones Unidas, pero creo no hay ninguno más importante. Tal vez la Asamblea General sea más numerosa o acaso el Consejo de Seguridad sea más llamativo. Su trabajo será tal vez menos visible, pero reviste una importancia excepcional.

Las actuaciones de la Corte han pasado a tener alcance auténticamente planetario, y, al mismo tiempo, la Corte ha debido ocuparse de asuntos que involucran la vida y el bienestar de una enorme cantidad de hombres y mujeres.

Ahora bien, ¿Cómo llegan los magistrados de la Corte Internacional de Justicia a una decisión coherente y adecuada en circunstancias complejas? Lo cierto es que, en la práctica, este problema ni se plantea; el Derecho Internacional es un idioma que trasciende las diferentes lenguas, culturas, razas y religiones de nuestro planeta.

Suscribete a EasyLaw

Mantente informado de las últimas

Más para explorar

jordi-sillero
¡Hola! Aquí el nuevo mundo

Entrevista a Jordi Sillero Delgado

Jordi se considera una persona abierta y extrovertida, le gusta estar siempre en contacto con todo el mundo para poder intercambiar ideas y así poder

¿Quieres potencial tu negocio?

Contáctanos y te contamos cómo puedes hacerlo