La mujer y abogada más odiada de Estados Unidos

La mujer y abogada más odiada de Estados Unidos

Comparte este post

La mujer y abogada más odiada de Estados Unidos. Así publicaba este titular la revista ‘Life’ en 1964. ¿Pero cómo se llega a ser la mujer jurista más odiada de Estados Unidos? Pues bien, jurista, déjame que te cuente este relato sobre el fallo histórico más famoso del Tribunal Supremo de Estados Unidos.

Comencemos por el principio: Nuestra protagonista es Madalyn Murray O’Hair. Madalyn se diplomó en la Universidad de Ashland en Ohio. En 1952 completó la licenciatura de derecho por la Escuela Universitaria de Derecho del Sur de Texas, aunque suspendió el examen del colegio de abogados y nunca ejerció el derecho.

En posteriores escritos para la asociación que ella misma fundó -que ya contaré más adelante-firmaba como «Dra. O’Hair», probablemente para referirse a su formación académica en derecho, considerada por algunos como un doctorado jurídico.

Pues así es Madalyn era una tecnócrata que la vida no le iba muy bien. Madre de dos criaturas de diferentes padres ausentes y sin poder divorciarse, dado que se casó en un inicio por el rito católico y no había iglesia que le aceptara la nulidad. Madalyn era objeto de burlas por todos los lados imaginables: madre soltera y pobre, viviendo en casa aún de sus padres, con un fracaso en el ejercicio de la abogacía… Todos los dramas estaban servidos.

No obstante, Madalyn era una mujer avanzada a su época. Ella creía en la libertad de las mujeres a la elección, era una gran feminista convencida, anticapitalista y, sobre todo, era atea. Si, exacto, negaba la existencia de Dios en uno de los países más católicos por excelencia.

Los dos hijos de Madalyn iban a la escuela pública de Baltimore en 1960. Un día de ese año, Madalyn acompañando a su hijo mayor al colegio, llegando un poco tarde, entró en el aula y vio como todos los niños, compañeros de clase de su hijo, estaban rezando con la Biblia en la mano.

¡Madalyn no lo podía creer! Se trataba de un centro público, ¿cómo es que niños judíos, musulmanes y ateos debían rezar católicamente cada día en el aula? Eso la indignó y aquí comienza nuestra historia.

Madalyn pidió al Centro Educativo una dispensa para que ninguno de sus hijos tuviera que rezar, pues ella, atea convencida, decía que no era la educación que quería que sus hijos tuvieran.

Después de este alboroto, a su hijo mayor le pegaron palizas sus compañeros de clase. Vamos, le hicieron un bulling tremendo.

Madalyn enfadada por la situación de indefensión, ese mismo año, 1960, inició una demanda contra el Sistema Público de Educación de la ciudad de Baltimore, conocido como el caso Murray contra Curlett.

En la demanda, nuestra protagonista se oponía a que su hijo mayor tuviera que participar en las lecturas de la Biblia, puesto que lo consideraba inconstitucional. ¡Y es que así era!Hablamos de la tierra de la libertad, la cual dicta que “todos los estadounidenses tienen derecho a la libertad de credo” y así se dispone en su Carta Magna en su famosa Primera Enmienda, que dice así: El Congreso no podrá hacer ninguna ley con respecto al establecimiento de la religión, ni prohibiendo la libre práctica de la misma; ni limitando la libertad de expresión, ni de prensa; ni el derecho a la asamblea pacífica de las personas, ni de solicitar al gobierno una compensación de agravios.

Madalyn se dio cuenta de que, si no puede haber ninguna ley que establezca nada sobre la religión ni tampoco sobre la libre práctica de la misma, si se obliga a niños ateos o musulmanes o judíos a rezar con la Biblia, la Primera Enmienda no se estaba garantizando.

Madalyn no sólo demostró legalmente que esto era así, sino que culpó al Centro Educativo Público de que no hicieran nada para evitar las agresiones que sufrió su hijo por ser ateo.

La mujer y abogada más odiada de Estados Unidos

La demanda llegó al Tribunal Supremo en 1963 después de que fuera consolidada con otro proceso similar: El caso de la escuela del distrito de Abington contra Schempp.

El Tribunal Supremo votó a favor de Madalyn Murray (por ocho votos a favor y uno en contra), lo que convirtió en firme la prohibición de las oraciones y lectura de la biblia en las escuelas públicas de los Estados Unidos. Desde ese momento, Murray se convirtió en la líder del movimiento para la eliminación del rezo en las escuelas públicas.

La cosa no quedó así, aunque ganó el caso, Madalyn sufrió varias agresiones a lo largo de su vida por parte de radicales religiosos. No obstante, recibió el apoyo de las personas ateas de Estados Unidos que la alentaron a fundar su propia organización Ateos por América que inició en 1963 y siguió hasta 1995. Ateos por América hizo posible romper con las cadenas de la religión católica en todos los Centros Educativos de Estados Unidos.

Esta organización era descrita como «un movimiento nacional que defiende los derechos civiles de los no creyentes, trabaja por la separación de la Iglesia y el Estado, y se ocupa de los problemas derivados de las políticas públicas con relación a la Primera Enmienda.»

¿Y cómo acaba esta historia? Pues mal. Madalyn fue brutalmente asesinada, conjuntamente con su segundo hijo y la nieta de ella. Las malas lenguas dicen que Madalyn usó la organización que había creado Ateos por América para enriquecerse.

Nunca lo sabremos, aunque lo que sí que tenemos claro es que recibía amenazas de muerte diarias. Su vida no fue para nada fácil para esta jurista que, aun siendo pobre, llegó a cambiar la Historia, poniendo en jaque la Corte Suprema de Estados Unidos, así como todo el Sistema Educativo Público.

¿Y qué pasó con todos los estudiantes de Escuelas Públicas de Estados Unidos? Pues bien. Ya no rezan gracias a Madalyn.

ahora hacen la jura a la Bandera, que seguramente os suene, dado que comienza así: “Juro lealtad a mi bandera y a la República a la que representa, una nación indivisible, con libertad y justicia para todos”.

El Tribunal Supremo votó a favor de Madalyn Murray, lo que convirtió en firme la prohibición de las oraciones y lectura de la biblia en las escuelas públicas de los Estados Unidos.

Suscribete a EasyLaw

Mantente informado de las últimas

Más para explorar

jordi-sillero
¡Hola! Aquí el nuevo mundo

Entrevista a Jordi Sillero Delgado

Jordi se considera una persona abierta y extrovertida, le gusta estar siempre en contacto con todo el mundo para poder intercambiar ideas y así poder

¿Quieres potencial tu negocio?

Contáctanos y te contamos cómo puedes hacerlo