La pena de muerte

pena de muerte

Comparte este post

En este artículo haremos un repaso al concepto de la pena de muerte desde varias perspectivas y la historia de la misma.

Así que, comenzando de un paso micro a otro macro, debemos conocer un poco como se despenalizó de la pena de muerte en España. Esta fue abolida, bajo cualquier circunstancia, por ley orgánica el 27 de noviembre de 1995.

España ratificó el Protocolo n.º 13 a la Convención Europea de Derechos Humanos, que establece la abolición de la pena de muerte en cualquier circunstancia, el 16 de diciembre de 2009. Ya llevaba abolida veintitrés años, desde la Constitución de 1978, exceptuando lo que pudieran disponer las leyes penales militares para tiempos de guerra. Y a esto volveremos más adelante. Cómo juristas sabemos que las excepciones son importantes.

En este artículo haremos un repaso al concepto de la pena de muerte desde varias perspectivas y la historia de la misma.

pena de muerte

Así que, comenzando de un paso micro a otro macro, debemos conocer un poco como se despenalizó. Esta fue abolida, bajo cualquier circunstancia, por ley orgánica el 27 de noviembre de 1995. España ratificó el Protocolo n.º 13 a la Convención Europea de Derechos Humanos, que establece la abolición de la pena de muerte en cualquier circunstancia, el 16 de diciembre de 2009.

Ya llevaba abolida veintitrés años, desde la Constitución de 1978, exceptuando lo que pudieran disponer las leyes penales militares para tiempos de guerra. Y a esto volveremos más adelante. Cómo juristas sabemos que las excepciones son importantes.

Fue utilizada en España sin interrupción hasta 1932, cuando fue abolida a raíz de una reforma del Código Penal introducida durante la Segunda República, aunque continuó en el Código de Justicia Militar y el Código Penal de la Marina de Guerra. Fue restablecida en octubre de 1934, para delitos de terrorismo y bandolerismo.

Francisco Franco la reincorporó plenamente al código penal en 1938, argumentando que su abolición no era compatible con el buen funcionamiento de un estado. Las últimas ejecuciones en España fueron las de dos miembros de ETA político-militar y tres del FRAP, fusilados el 27 de septiembre de 1975, en medio de fuertes protestas internacionales contra la dictadura franquista.

Pero, ¿cómo podríamos afirmar que la pena de muerte no volverá a nuestro país? El artículo 15 de la Constitución Española proclama que todos tienen derecho a la vida y a la integridad física y moral y dispone la abolición de la pena de muerte salvo lo que puedan disponer las leyes penales militares para tiempo de guerra.

En 1995 se abolió en España (sí, no hace tanto) la pena de muerte dentro de la jurisdicción militar. No obstante, esta desconocida jurisdicción, sigue reservándose el derecho de aplicarla en tiempos de guerra. Pero no sufráis, juristas, esto pasa en muchos países occidentales.

UNA MIRADA AL MUNDO
Larga es la lista de países que mantienen la pena de muerte, pero déjame que haga un titular con los países más importantes: Afganistán, Arabia Saudí, Bielorrusia, Catar, China, Corea, Egipto, los Emiratos Árabes, India, Jamaica, Japón, Singapur y algunos países africanos. Pero no te escandalices, más de la mitad de los países del mundo han abolido la pena de muerte en su legislación o en la práctica.

Según la última información de Amnistía Internacional, 78 países y territorios han abolido la pena de muerte para todos los delitos. 15 países han abolido la pena de muerte para todos los delitos, excepto los más graves, como son los cometidos en tiempo de guerra.

24 países pueden considerarse como abolicionistas de hecho: mantienen en su legislación la pena de muerte, pero no han llevado a cabo ninguna ejecución en los últimos 10 años o más y se considera que tienen como norma de actuación o práctica establecida no llevar a efecto ninguna ejecución, lo que supone que un total de 117 países han abolido la pena de muerte en su legislación o en la práctica.

Y solo los 78 países aún retienen y aplican la pena de muerte, pero el número de países que realmente ejecutan a presos en un año determinado es mucho menor.

LOS TRATADOS INTERNACIONALES
Una de las novedades más importantes registradas en los últimos años ha sido la adopción de tratados internacionales mediante los que los Estados se han comprometido a deshacerse de la pena capital. Actualmente son cuatro los tratados vigentes de este tipo.

En primer lugar, nos encontramos el Segundo Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, relativo a la abolición de la pena de muerte, que ya han ratificado 52 Estados.

Otros ocho Estados han firmado el Protocolo, lo que indica su intención de ratificarlo en el futuro.
Así mismo, el Protocolo de la Convención Americana sobre Derechos Humanos para Abolir la Pena de Muerte, que ha sido ratificado por ocho Estados americanos y firmado por uno.

También el Sexto Protocolo del Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales, referente a la abolición de la pena de muerte, que ya han ratificado 44 Estados europeos y ha firmado uno.

Además, el Decimotercer Protocolo del Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales, referente a la abolición de la pena de muerte, que ha sido ratificado por 24 países y firmado por otros 18.

Y, finalmente, el Sexto Protocolo del Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos, referente a la abolición de la pena de muerte, es un acuerdo para abolir la pena capital en tiempo de paz. El Segundo Protocolo del Pacto Internacional y el Protocolo de la Convención Americana aspiran a la abolición total de la pena de muerte, aunque permiten a los Estados que así lo deseen mantener la pena capital en tiempo de guerra como castigo excepcional.

El Decimotercer Protocolo del Convenio Europeo establece la abolición total de la pena de muerte en cualquier circunstancia.

LA PENA DE MUERTE EN 2020: ¡TENEMOS BUENAS NOTICIAS!
La evolución mundial de la pena de muerte en los últimos años confirma que el mundo avanza de forma continuada hacia su abolición. Sin cifras más recientes de 2021, en mayo de 2020, Chad abolió totalmente la pena de muerte y se convirtió en el quinto país africano en dar este paso en la última década.

En septiembre, Kazajistán firmó el Segundo Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, destinado a abolir la pena de muerte, y en diciembre tomó medidas para ratificarlo.

Además, países como Bahréin, Bielorrusia, Japón, Pakistán o Sudán, donde en los últimos años se habían llevado a cabo ejecuciones, en 2020 no se registró ninguna. La Federación Rusa, Gambia, Kazajistán, Malasia y Tayikistán siguieron aplicando moratorias oficiales de las ejecuciones.

En Estados Unidos, Colorado se convirtió en el estado abolicionista número 22, y las suspensiones de las ejecuciones ordenadas por los gobernadores continuaron durante el año en California, Oregón y Pensilvania; Ohio reprogramó todas las ejecuciones previstas.

También llegaron avances de países donde la pena de muerte es tremendamente preocupante, como Arabia Saudí, donde se anunció el final del uso de la pena de muerte contra personas menores de 18 años en el momento de cometerse el delito en casos no relacionados con la ley antiterrorista, o Sudán, donde las autoridades abolieron el uso de la pena de muerte por apostasía.

PERO LA PENA CAPITAL SE SIGUE APLICANDO:
No obstante, los desafíos sin precedentes planteados por la pandemia no bastaron para disuadir a 18 países de llevar a cabo ejecuciones en 2020.

Algunos países mantuvieron o incluso aumentaron el número de ejecuciones llevadas a cabo. Al menos 483 personas fueron ejecutadas en 2020 y cuatro países (Irán, Egipto, Irak y Arabia Saudí) siendo responsables del 88% del total de ejecuciones conocidas. Como en años anteriores, estas cifras no incluyen los miles de ejecuciones que—a juicio de Human Rights Watch—tuvieron lugar en China.

A finales del año 2020 se tenía constancia de al menos 28.567 personas condenadas a muerte en todo el mundo, si bien tan solo nueve países eran responsables del 82% del total conocido: Irak, Pakistán, Nigeria, Estados Unidos, Bangladesh, Malasia, Vietnam, Kenia y Sri Lanka. Además, hay un número elevado de personas condenadas a muerte en varios países más, pero no se dispone de cifras o es imposible calcular un número adecuado. Se trata de Arabia Saudí, China, Corea del Norte, Egipto e Irán.

Suscribete a EasyLaw

Mantente informado de las últimas

Más para explorar

jordi-sillero
¡Hola! Aquí el nuevo mundo

Entrevista a Jordi Sillero Delgado

Jordi se considera una persona abierta y extrovertida, le gusta estar siempre en contacto con todo el mundo para poder intercambiar ideas y así poder

¿Quieres potencial tu negocio?

Contáctanos y te contamos cómo puedes hacerlo