¿Llamamos prisión permanente revisable a una perpetua?

prision permanente

Comparte este post

En este artículo haremos un repaso de la aplicación de la prisión permanente revisable, así como una revisión del término y, finalmente, analizaremos las sentencias aplicadas, su posible y viable revisionismo llevado a cabo por las Altas Cámaras del Estado.

Comenzaremos analizando qué es la prisión permanente revisable. Juristas, dejemos los términos legales a parte y analicemos a través de la sana critica que tanto nos caracteriza. La prisión permanente revisable es la máxima pena aplicable en nuestro Estado –dejando fuera la jurisdicción militar-.

Vamos, eso implica irremediablemente que va a aplicarse en aquellos sucesos penales que sean de máxima relevancia. O, como me gusta llamarlo a mí, a aquellos hechos delictivos tan oscuros moralmente que afectan a la sensibilidad de la población y por eso “merecen” la aplicación del más alto castigo.

Según el Código Penal, la prisión permanente revisable es aplicable en los siguientes delitos: crímenes de lesa humanidad, el asesinato del rey de España o de un jefe de Estado extranjero que se halle en España, el asesinato cometido en el seno de una organización criminal o terrorista, el asesinato cometido tras la comisión de un delito contra la libertad sexual o el asesinato de una persona menor de dieciséis años.

Así como al reo de asesinato condenado por la muerte de más de dos personas.

prision permanente revisable

La prisión permanente revisable, como ya muchos de vosotros sabéis, se presume permanente, dado que es una pena perpetua, pero con la capacidad de revisar el caso con la posibilidad de que, tanto por parte del criminal como por parte de la familia de la víctima, el condenado pueda salir de prisión.

Y claro, estoy convencida que estáis pensando: pero Andrea, ¿por qué hablas de una perpetua si realmente esto es otra cosa y además es revisable?

Pues sí, queridos míos, se trata de una cadena perpetua a pesar de la nomenclatura que nuestro legislador ha querido darle. La cadena perpetua tiene su definición y contempla una “condena para toda la vida del reo”.

Así que, de momento, la perpetua y la permanente revisable son iguales. Pero claro, añadimos la palabra “revisable” y ya lo hacemos más humano. Pues no es así, jurista. Los pocos países democráticos que tienen habilitada una cadena perpetua (como el caso de España) se entiende que la condena puede ser revisada.

¿De verdad creíais que, por ejemplo, en Estados Unidos cuando se condena a alguien a perpetua no hay revisionismos de la mencionada condena? Pues por supuesto que sí. Y de ahí que haya tantas películas americanas tratando este tema.

Todas las condenas de este tipo son, eminentemente, recurribles.

Así pues, conociendo que en España tenemos habilitada una condena perpetua, vayamos a conocer cuantas veces se ha aplicado desde su aprobación y a quien ha afectado.

Ahora mismo, tenemos 34 sentencias condenatorias aplicando la permanente revisable. Para conocer más cifras, diremos que 9 de ellas eran mujeres y los demás hombres.

Generalizando también, miraremos los tipos delictivos cometidos. La mayoría de las sentencias se han aplicado a personas mayores de edad que han cometido asesinato de menores de edad. En varias de estas ocasiones, las víctimas eran hijos de los autores, aunque también hallaremos algún caso de violencia contra la mujer.

Dejando de lado el titular que aquí he vertido, considero que la aplicación de la permanente revisable se ha dado con la atención a la víctima y no al condenado. Me explico, la mayoría de las sentencias apuntan a la brutalidad de los asesinatos sobre víctimas que eran, per se, incapaces de defenderse de modo alguno.

Véase el caso de Sergio Díaz, condenado el 23 de marzo de 2018 por matar al abuelo discapacitado de su pareja.

También han sido condenados otros tipos de autoría. Que, aunque se han condenado como autores, ha sido por omisión.

Como en el caso de Cristina Jiménez, condenada el 30 de septiembre de 2020 a la pena permanente revisable como autora del delito por omisión al no actuar ante el asesinato llevado a cabo por su pareja, Antonio Pérez, que fue condenado por maltratos continuados y estrangular a su hijo hasta la muerte.

O, incluso por lo que conoceríamos como “autoría mediata”. Como el caso de Emilio Jiménez, condenado el 16 de junio de 2021 a pena permanente revisable como autor del delito por facilitar el arma homicida a Juan Carlos Jiménez quien asesinó a un padre y a dos hijos.

Pero este articulo no va únicamente de las sentencias condenatorias, sino de si realmente existe un revisionismo real en la pena de prisión permanente revisable. De las 34 sentencias, sólo siete han sido las elegidas para hacer el revisionismo. Y debemos sacar una, quedando sólo 6 atendiendo al caso de Rafael García, condenado el 8 de mayo de 2019 por apuñalar hasta la muerte a su mujer discapacitada.

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha anuló la sentencia el 3 de diciembre de 2019 y ordenó la repetición del juicio al considerar que la sentencia no estaba suficientemente motivada para considerar probados los hechos que se le imputaban.

Las restantes sentencias de revisionismo, han cambiado la prisión permanente revisable por condenas de más de 20 años de prisión.

Independientemente de las sentencias y vuestra moral propia que, sin duda, tendréis alguna opinión al respecto, os quiero pedir que os pongáis el sombrero del pensar jurídico. Controvertidas han sido las opiniones de nuestros magistrados –y los magistrados europeos- sobre la aplicación de una condena perpetua. Muchas propuestas de derogación que han caído, de momento, en saco vacío.

El 14 de marzo de 2018 más de cien catedráticos de derecho penal y penitenciario pidieron en un manifiesto la derogación de la prisión permanente revisable “porque sin aportar eficacia a la evitación de los delitos más graves compromete algunos de los valores fundamentales que nos configuran como sociedad democrática”.

No obstante, nuestro Alto Tribunal Constitucional, en 26 de octubre de 2021 en la nota informativa nº98/2021, declaró que la pena de prisión permanente revisable no vulnera los principios de reeducación y reinserción social que se recogen en la Constitución Española.

Además, indica que se trata de una pena proporcionada. La nota no pudo emitirse por unanimidad, ya que los magistrados Juan Antonio Xiol y Cándido Conde-Pumpido y la magistrada María Luisa Balaguer emitieron un voto particular considerando que esta condena debería haber sido declarada inconstitucional.

Los pocos países democráticos que tienen habilitada una cadena perpetua (como el caso de España) se entiende que la condena puede ser revisada.

Suscribete a EasyLaw

Mantente informado de las últimas

Más para explorar

jordi-sillero
¡Hola! Aquí el nuevo mundo

Entrevista a Jordi Sillero Delgado

Jordi se considera una persona abierta y extrovertida, le gusta estar siempre en contacto con todo el mundo para poder intercambiar ideas y así poder

¿Quieres potencial tu negocio?

Contáctanos y te contamos cómo puedes hacerlo