Nuevo contrato laboral. ¿Qué pasará este verano?

contratos laborales

Comparte este post

Contrato Se acerca el verano y con ello la avalancha de turistas provenientes de distintos puntos del mundo. Es por ello, que para uno de nuestros principales motores de la economía como es el turismo, moverá cientos de contratos por estas fechas y hasta finales de septiembre.

Por ello, la GRAN PREOCUPACIÓN de este sector, es la llegada de la reforma laboral a sus vidas y, con ello, la rigidez de contratar de forma temporal a miles de trabajadores.

Si bien es cierto que antes no se permitía la contratación temporal como regla general, con la nueva reforma, se hace más complicada la justificación de esta, por ello, el legislador dota de una primacía en la contratación indefinida, frente a la excepcionalidad de la contratación temporal.

Como resumen de esta reforma es la presunción del contrato indefinido en las contrataciones, así como la eliminación del contrato de obra y servicio.

Consecuencia de lo anterior, muchas empresas hosteleras se preguntan qué tipo de contratación podrán aplicar durante el periodo estival y aquí, entra en juego nuestro artículo. La reforma laboral, permitirá la utilización dos tipos de contratos temporales así como el gran protagonista de esta reforma, el contrato fijo discontinuo.

Como ya hemos comentado, la reforma laboral ha eliminado por completo el contrato laboral de obra y servicio ampliamente utilizado en distintas épocas del año para la realización de obras o servicios determinados y cuya duración era temporal. Por tanto, ahora solo es posible utilizar dos tipos de contratos temporales: por circunstancias de la producción y por sustitución.

El legislador dota de una primacía en la contratación indefinida, frente a la excepcionalidad de la contratación temporal.

CONTRATO POR CIRCUNSTANCIAS DE LA PRODUCCIÓN

El contrato eventual por circunstancias de la producción podrá utilizarse cuando la empresa se encuentre ante un incremento ocasional e imprevisible, y las oscilaciones que, aun tratándose de la actividad normal de la empresa, generan un desajuste temporal entre el empleo estable disponible y el que se requiere.

Esto significa que, el contrato podrá utilizarse para atender a circunstancias ocasionales e imprevisibles, así como oscilaciones entre la plantilla de la que se dispone y la que se requiere.

Entre estos desajustes, se entienden aquellas oscilaciones producidas por las vacaciones anuales de los trabajadores. La duración máxima de este contrato será de 6 meses, ampliables a 12 mediante convenio.

Si no se ha agotado su duración máxima, se podrá prorrogar una sola vez hasta agotar la duración máxima del contrato.

Por otro lado, el legislador prevé la utilización del contrato eventual por circunstancias de la producción para aquellas situaciones ocasionales y previsibles, cuya duración sea reducida y claramente delimitada.

Las empresas sólo podrán utilizar este tipo de variación contractual durante un máximo de 90 días al año, con independencia de las personas que sean necesarias para atender las situaciones previsibles. Se especifica en esta modalidad que los 90 días no podrán utilizarse de forma continuada.

Parece claro que este será el contrato estrella del verano, siendo que se utilizará para cubrir la época estival, sin superar con ello, los 90 días de forma total.

Debemos tener en cuenta que en los contratos temporales, debe aparecer de forma justificada, real y específica, la causa del contrato. En caso contrario, nos encontraríamos con un contrato firmado en fraude de ley que, por ende, se presumiría indefinido.

Por último, esta contratación lleva aparejada una indemnización por fin de contrato equivalente a 12 días de salario por cada año de servicio o, superior, si el convenio establece una mejora.

EL CONTRATO TEMPORAL DE SUSTITUCIÓN

Este contrato temporal viene a sustituir el antiguo contrato de interinidad y se utilizará en los siguientes casos:

La sustitución del trabajador con derecho a reserva de puesto. Además, la normativa permite la anticipación de este derecho, con la contratación hasta 15 días antes de la ausencia.

También se podrá utilizar para completar la jornada reducida de otra persona trabajadora cuando dicha reducción se deba a alguna causa normativa o de convenio colectivo (Ejem. Reducción Guarda Legal).

Podremos cubrir con este contrato, y de forma temporal, el proceso de selección para la cobertura de un puesto de trabajo fijo. Dicha causa, no podrá durar más de 3 meses.

CONTRATO FIJO DISCONTINUO

El contrato fijo discontinuo es el contrato que ha salido más reforzado tras la reforma laboral y que, sin duda, acapara todos los focos de dudas en su aplicación pues, hasta ahora, no se estaba utilizando con demasiada asiduidad.

¿A qué nos referimos con el contrato fijo discontinuo?

El contrato fijo discontinuo se trata de aquel contrato laboral que tiene carácter indefinido pero que, por la naturaleza de la actividad, se lleva a cabo de una manera intermitente en el tiempo.

Esto implica que la persona no trabajará durante todo el año, sino de forma intermitente en tiempo. (Por ejemplo, durante los meses de verano y navidad, etc…)

Es clave este modelo de contratación, puesto que se activa y desactiva durante las épocas marcadas y vienen como anillo al dedo tanto para empresas hosteleras, como para trabajadores.

¿Qué características debe tener el contrato fijo discontinuo?

  • Deberá realizarse siempre por escrito.
  • Reflejará en el mismo los elementos mínimos de la actividad, siendo estos, la duración del periodo de actividad, la jornada, así como su distribución horaria.
  • Se encuentra el famoso “llamamiento”. El llamamiento para trabajar es el acto por el cual el empresario hace saber al trabajador fijo discontinuo la reincorporación a su puesto de trabajo cuando comienza la actividad. Así pues, se estará a los convenios colectivos para conocer el orden y la forma en que se establece dicho llamamiento.
  • Los Convenios Colectivos sectoriales podrán acordar la celebración de un contrato a tiempo parcial siempre que se justifique por la labor del sector.

Tal y como hemos analizado, hay un gran abanico de posibilidades para contratar este verano, el cual nos permite tanto contratación temporal como fija discontinua cuyos beneficios se traducen tanto para el empleador como para el trabajador.

Es clave este modelo de contratación, puesto que se activa y desactiva durante las épocas marcadas.

Suscribete a EasyLaw

Mantente informado de las últimas

Más para explorar

Galindo
Hormigas con toga

Entrevista a Francisco Javier Galindo Giménez

Francisco Javier Galindo, tiene 24 años y es de Cáceres. Prefiere que le llamen Javier y vive en Madrid desde que empezó la universidad (exceptuando

¿Quieres potencial tu negocio?

Contáctanos y te contamos cómo puedes hacerlo