Reforma del reglamento extranjería

extranjería

El pasado 27 de julio se publicaba en el Boletín Oficial del Estado la modificación del Reglamento de la Ley Orgánica 4/2000, sobre derechos y libertades de los extranjeros en España y su integración social, tras su reforma por Ley Orgánica 2/2009, aprobado por el Real Decreto 557/2011, de 20 de abril.

Como consecuencia, el 16 de agosto de 2022, y cumpliendo con lo dispuesto en la Disposición Final Única, entró en vigor la modificación del reglamento, a excepción de la supresión de los artículos 97 a 102 reguladores del permiso de residencia temporal y trabajo por cuenta ajena de duración determinada. Los anteriores quedarán derogados al año de la entrada en vigor del Real Decreto arriba referenciado

Son numerosas las modificaciones que realiza el Real Decreto[1]. Siguiendo con el articulado[2], en primer lugar, las personas titulares de una autorización de estancia por estudios, formación, prácticas no laborales o servicios de voluntariado serán autorizadas a trabajar por cuenta ajena y propia sin necesidad de solicitar una autorización para ello[3].

En lo que respecta a la reagrupación familiar, se recoge[4] la minoración de los medios económicos a acreditar por una persona extranjera que pretenda una reagrupación familiar de hijos o tutelados menores de 18 años, mayores discapacitados o no capaces. Atendiendo a las circunstancias particulares del caso, además del principio del interés del menor.

Para la determinación de la situación nacional de empleo en las autorizaciones iniciales de residencia y trabajo[5] se introduce reducción de plazos para la gestión de la oferta, se simplifican trámites y requisitos por parte de la Administración y se incluirán automáticamente ocupaciones de sectores económicos considerados estratégicos.

Por otra parte, la renovación de la autorización de residencia y trabajo por cuenta ajena será por un periodo de 4 años en lugar de por 2 y habilitará a trabajar tanto por cuenta propia como ajena[6].

En lo que concierne a las autorizaciones de residencia temporal por razones de arraigo[7] se aclaran y modifican requisitos para los tipos ya existentes además de introducir la figura del “arraigo para la formación”.

En cuanto al arraigo laboral se aclara que la persona solicitante debe encontrarse en situación administrativa irregular en el momento de formular la solicitud, demostrar permanencia en España un periodo mínimo de dos años y se fijan los criterios que deben cumplir las relaciones laborales para poder servir como fundamento del arraigo laboral.

En lo que se refiere al arraigo social, desaparece la exigencia de que el contrato firmado por la persona migrante sea de duración mínima de 1 año, prevaleciendo que el salario a percibir sea “al menos” el Salario Mínimo Interprofesional o el establecido por convenio. Se introduce asimismo la posibilidad de minorar de 30 a 20 horas el cómputo requerido para la solicitud si se acredita tener menores a cargo o personas incapaces jurídicamente.

El arraigo familiar por su parte introduce la posibilidad de que además de los progenitores, también sea susceptible del mismo el tutor legal de la persona menor española y la persona que preste apoyo a la persona con discapacidad de nacionalidad española para el ejercicio de su capacidad jurídica.

El nuevo arraigo para la formación ofrece la posibilidad de obtener una autorización de residencia –que no de trabajo- por 12 meses si acredita la permanencia continuada en España durante un mínimo de dos años y se compromete – compromiso que deberá hacer efectivo en el plazo de 3 meses desde la notificación de la resolución- a realizar una formación reglada para el empleo o a obtener un certificado de profesionalidad, entre otros.

Esta autorización podrá ser prorrogada una única vez por otros 12 meses si la duración de la formación excede del plazo de la primera concesión. Si una vez finalizado el periodo formativo, la persona formula solicitud junto con el contrato de trabajo y demuestra haber superado la formación, se le concederá una autorización de residencia y trabajo por cuenta ajena y propia por periodo de 2 años.

La reforma introduce también cambios significativos en el procedimiento de gestión colectiva de contrataciones en origen.

Por otra parte, para modificar la situación de estancia por estudios a una autorización de residencia y trabajo no será necesario haber sido titular de autorización de estancia durante 3 años, sino que con la acreditación de la superación de los estudios con aprovechamiento será suficiente.

Además se podrá solicitar tanto en los 60 días previos como durante los 90 posteriores a la finalización de la estancia. Sin embargo, se mantiene la exigencia de que el contrato de trabajo sea por periodo de un año, es decir, que garantice la actividad durante la vigencia de la autorización inicial de residencia y trabajo.

Por todo ello, se ha visto como las modificaciones introducidas por el último cambio legislativo en materia de derecho de extranjería no mejoran en nada la situación de las personas migrantes que se encuentran en territorio español actualmente en situación administrativa irregular menos de dos años. Sí se reducen, o al menos es uno de los argumentos esgrimidos en el preámbulo, la pretensión de “agilizar” el modelo migratorio para adecuarlo a las necesidades del mercado de trabajo español.

No obstante lo anterior, y aunque a priori, se abren nuevas –el tiempo dirá si más rápidas- vías al alcance de las personas que –principalmente- ya se encuentren en España un mínimo de dos años; no se acaba con las incongruencias características del derecho de extranjería ni con la carrera de obstáculos de las personas migrantes para regularizar su situación.

legal
[1] Dada la magnitud de la reforma, reseñaremos aquellos cambios considerados más relevantes por las consecuencias que pueden tener en las personas que se encuentran en territorio español en situación administrativa irregular.

[2] Artículo 42

[3] La actividad laboral deberá cumplir una serie de requisitos que no conviertan en incompatible el motivo que dio lugar a la concesión de la autorización de estancia. Asimismo, la autorización de trabajo será válida mientras siga vigente la autorización de estancia.

[4] Artículo 54

[5] Artículo 65

[6] El mismo periodo se aplicará a la renovación de la autorización de residencia y trabajo por cuenta propia.

[7] Artículo 124

¿Quieres conocer más sobre Esjaba? No te pierdas su entrevista.

No olvides compartir este post

Artículos Relacionados