Requisitos para abrir un despacho de abogados 

requisitos despacho abogados

Estimado jurista, si has llegado hasta aquí después de leer el título del este presente artículo es que tu alma de emprendedor está deseando salir. Sabes que quieres ejercer por tu cuenta, que te va la aventura y, sobre todo, el riesgo. La independencia es tu valor que brinda tu bandera. Pero déjame que te cuente todo aquello que me hubiese gustado saber antes de emprender -y que no te cuentan- 

Comencemos des del principio. ¿Qué necesitas para emprender en el sector legal? 

Primero, vayamos a conocer qué formación necesitas para ser abogado ejerciente en España: 

  1. Poseer el grado en Derecho. Y cuando digo “poseer” me refiero a que efectivamente tengas el título o el provisional, pues lo necesitarás para matricularte en los masters que quieras cursar y también para tu colegiación. Así que, pídelo y guárdatelo bien. 
  2. Haber aprobado el máster de acceso a la abogacía. Y con “aprobado”, también me refiero a que tengas el título o el título provisional del máster a tu alcance. Aunque seguro que lo tienes porqué lo necesitaste para apuntarte al examen de acceso. 
  3. Tener aprobado el examen de acceso. Pero no es suficiente con aprobar. Necesitas el mensaje de APTO del Ministerio de Justicia.  

 

Teniendo todo lo anterior, deberemos colegiarnos. Pero ¿qué necesitamos para hacerlo? Pues bien, comencemos que no puedes colegiarte donde quieras. Tiene que ser donde vayas a ejercer tu profesión. Si tienes un local, será allí. Si no, deberá ser el Colegio de la demarcación de tu vivienda. 

Si quieres saber más sobre como montar un despacho desde cero, échale un vistazo a esta guía que hemos desarrollado para tí:

Descargar guía como montar un despacho desde cero

Escogido el colegio, ¿Qué documentación debo recabar para abrir un despacho de abogados?

AUTÓNOMO

Una vez tengamos toda esta documentación, deberemos tomar una importante decisión: ¿Seremos trabajadores por cuenta propia o trabajaremos para un despacho? Si has escogido ser emprendedor, deberás elegir entre: 

 

 

Te explico un poco de que van estas tres opciones: Los profesionales que desarrollan una actividad económica de forma independiente deben darse de alta en el régimen de la Seguridad Social, conocido como RETA, es decir, el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos. Sin embargo, para algunos emprendedores vinculados a Colegios Profesionales existe una alternativa: las mutualidades propias y los abogados y procuradores somos de este grupo.  

¿Qué es una mutua?

¿Cuándo tengo que escoger si RETA o Mutuas?

Tal y como explica literalmente la Seguridad Social, “si el interesado, teniendo derecho, no optara por incorporarse a la mutualidad correspondiente, no podrá ejercitar dicha opción con posterioridad”. O al menos de manera principal. Esto significa que los profesionales que se incorporen al RETA perderán su derecho a acogerse más tarde a la mutualidad si cambian de opinión.  

Sí podrán, no obstante, utilizar la mutua como sistema complementario o medio de ahorro, pero para ello deberán seguir pagando su cuota de autónomo. Al revés sí que existe la posibilidad de pasar de la mutua al RETA. Y también se puede cotizar por los dos sistemas de manera paralela si se desarrollan dos actividades diferentes y cada una cotiza de un modo. 

¿Cómo elegir entre Mutua o RETA?

Antes de nada, tenemos que aclarar que, en términos genéricos, no hay una opción mejor que otra. Todo dependerá de las coberturas que ofrezca cada mutua en concreto, del coste económico y de las prestaciones a las que personalmente queramos acceder. 

Sin embargo, sí es cierto que, en los últimos años, ambas alternativas se están equiparando en derechos. De hecho, hoy en día, el Servicio Público de Empleo ya permite capitalizar la prestación por desempleo a través de las mutuas, algo que hasta hace unos años no era posible. Quizás la diferencia más importante tiene que ver con la jubilación: 

Mientras que en la mutua vas aportando dinero de modo que irá incrementando la cantidad con la que contarás a la hora de jubilarte, a través de las aportaciones efectuadas y de la rentabilidad obtenida por los productos de la mutualidad; en la Seguridad Social prima un sistema de reparto en el que las cotizaciones aportadas no se guardan para ti sino que sirven para pagar las mensualidades de los pensionistas de ese momento. 

¿Qué otras cosas debo tener en cuenta?

Consulta las coberturas que ofrece cada una de las opciones y la mensualidad que tendrás que abonar. Ten en cuenta que, en muchos casos, esa cantidad se va incrementando progresivamente, tanto en el caso de la mutualidad como en la Seguridad Social. Piensa que en la actualidad tienes disponibles diferentes bonificaciones que pueden ser muy beneficiosas para ti como es el caso de la tarifa plana.  

En la parte fiscal, la mutualidad suele salir ganando. Sin embargo, en términos de gestión administrativa no siempre ofrece los procedimientos más eficientes. También es fundamental comprobar la solvencia, ya que tus aportaciones deberán estar disponibles en el futuro si, por ejemplo, sufres algún tipo de incapacidad o te jubilas. 

 

Mi consejo: 

Lo mejor es que prepares tu propia tabla comparativa valorando todos estos aspectos. Muchas mutuas ofrecen la suya, pero su visión es parcial. Si una vez que hayas comparado pros y contras de ambas opciones, crees que hay un empate técnico, es recomendable que optes por la mutualidad. Y es que esta decisión es reversible, recuerda. Es decir, en caso de que finalmente no te convenza o simplemente quieras acogerte al RETA, podrás hacerlo sin problema, algo que no ocurre al contrario como te contábamos en líneas superiores. 

Además, incluso si ya eres autónomo, plantéate la posibilidad de combinar ambas opciones. Puedes incorporarte voluntariamente a tu mutua, en vez de hacerlo con una aseguradora privada, y beneficiarte de determinados complementos a un precio más razonable. 

TRABAJADOR POR CUENTA AJENA

Si no optas por emprender y ya tienes un trabajo en un bufete, seguramente vas a querer colegiarte como trabajador por cuenta ajena. En este caso, estarás adjunto en el Régimen General de la Seguridad Social. Para demostrar al Colegio que es así, deberás adjuntas una copia del contrato laboral cómo abogado. Además, si el contrato es como Licenciado o asesor, se deberá adjuntar, además, un certificado de la empresa donde indique que trabaja de abogado para ellos.  

Quizá te estás preguntando porqué es tan importante el tema del contrato y es que, algunos bufetes, no quieren contratar a los abogados cómo abogados (y sí como administrativos) para no tener que pagar un sueldo acorde a los Convenios Colectivos. 

CREAR TU PROPIO DESPACHO CON SOCIOS

En esta vida hay cosas que son más fáciles si les hacemos acompañados. Emprender de forma individual otorga dificultad frente a la creación de un despacho conjunto. Los pro’s y los contra’s ya los debes conocer, pero, por si acaso, hacemos una corta mención.  

Emprender individualmente supone menos gastos, puesto eres tu sólo a quien se le tiene que mantener. También es más fácil, pues no debes debatir ni argumentar para llevar a cabo alguna acción. Los impuestos son más sencillos y tienes más libertad. Por el contrario, es más complicado llevar un negocio tú solo, no tienes órganos consultivos y si tienes dudas sólo puedes recurrir a Google y a la amistad con otros compañeros. La responsabilidad de actos es mayor. El trabajo es más complicado y hacer dinero, también.  

Emprender en comunidad supone más dinero, puesto que tiene que haber un autónomo societario y la infraestructura fiscal es más compleja. También la estructura en sí, puesto que deberás alquilar un local mayor. Además, deberás adaptar tu forma de trabajar, cosa la cual te sacará más tiempo. No obstante, es una forma de dividir la responsabilidad y también de repartirse las tareas, así como especializarse en un área concreta.  

¿Quieres saber que formación necesitas para ser socio de un despacho? Descúbrelo en nuestro artículo ¿Qué formación necesitas para ser socio de un despacho?

Si emprender en comunidad es lo tuyo, aquí te cuento cuales son las dos fórmulas habituales para hacerlo. 

LA FAMOSA SOCIEDAD LIMITADA

En esta vida hay cosas que son más fáciles si les hacemos acompañados. Emprender de forma individual otorga dificultad frente a la creación de un despacho conjunto. Los pro’s y los contra’s ya los debes conocer, pero, por si acaso, hacemos una corta mención.  

Emprender individualmente supone menos gastos, puesto eres tu sólo a quien se le tiene que mantener. También es más fácil, pues no debes debatir ni argumentar para llevar a cabo alguna acción. Los impuestos son más sencillos y tienes más libertad. Por el contrario, es más complicado llevar un negocio tú solo, no tienes órganos consultivos y si tienes dudas sólo puedes recurrir a Google y a la amistad con otros compañeros. La responsabilidad de actos es mayor. El trabajo es más complicado y hacer dinero, también.  

Emprender en comunidad supone más dinero, puesto que tiene que haber un autónomo societario y la infraestructura fiscal es más compleja. También la estructura en sí, puesto que deberás alquilar un local mayor. Además, deberás adaptar tu forma de trabajar, cosa la cual te sacará más tiempo. No obstante, es una forma de dividir la responsabilidad y también de repartirse las tareas, así como especializarse en un área concreta.  

Si emprender en comunidad es lo tuyo, aquí te cuento cuales son las dos fórmulas habituales para hacerlo. 

Las características de las S.L.

La fiscalidad de las S.L.

Las obligaciones fiscales de las sociedades limitadas no son muy distintas a las de los trabajadores autónomos, pues, aunque las primeras tributan por el Impuesto de Sociedades y los empresarios individuales por el IRPF, el resto de los impuestos son los mismos para ambos. Una obligación que sí les diferencia es que las S.L. deben presentar las cuentas anuales. 

Estas son el conjunto de información sobre la situación de la sociedad. Los documentos que contienen toda esa información de la empresa son el balance, la cuenta de pérdidas y ganancias, la memoria… 

Las cuentas anuales deben ser aprobadas por los socios y deben presentarse en el Registro Mercantil de la provincia del domicilio de la sociedad. 

A modo de resumen, las principales obligaciones fiscales de una S.L. son: 

  • IVA. Deben declarar este impuesto mensual o trimestralmente. 
  • Impuesto sobre Sociedades. Que corresponde al modelo 200 y 202. Las sociedades de responsabilidad limitada tributan por este impuesto, por lo general, este impuesto es del 30% pero puede ser menor en el caso de que sean empresas de pequeña dimensión. Este impuesto grava la obtención de renta por parte de las empresas. 
  • Retenciones y pagos a cuenta del IRPF. 
  • Comunicar sobre los cambios del domicilio fiscal de la Sociedad. 
  • Declarar las operaciones con clientes y proveedores de Europa. 
  • Darse de alta en el Censo de Empresarios, en el momento en el que se quiera comenzar la actividad mercantil o cuando ésta varíe. 

LA SOCIEDAD LIMITADA PROFESIONAL

Son muchos los abogados que se unen y que optan por esta forma profesional, dado que hace falta que la actividad que se lleve a cabo sea colegiada. La Sociedad Limitada Profesional es una sociedad jurídica muy recomendada para los abogados, puesto que es parecida a una Sociedad Limitada pero con ciertas ventajas estratégicas.   

Las características de una sociedad limitada profesional son las mismas que tienen las sociedades profesionales: 

  • Se rige por el principio de libre elección, lo que permite a los emprendedores escoger la forma societaria que desee, como la sociedad de responsabilidad limitada. 
  • Los socios profesionales deberán tener cómo mínimo la mayor parte del capital y de los derechos de voto, o la mayoría del patrimonio social y del número de socios en las sociedades no capitalistas. 
  • Deberá estar inscrita tanto en el Registro Mercantil, como en el Registro de Sociedades Profesionales del Colegio Profesional al que corresponda. 
  • Es obligatorio suscribir un seguro para la Sociedad Profesional que cubra la responsabilidad del ejercicio profesional. 
  • El objeto social debe ser únicamente el ejercicio de actividades profesionales. 
  • Se permite ejercer varias actividades profesionales siempre y cuando no sean incompatibles entre sí (Sociedades multidisciplinares). 
  • La denominación social se solicitará en el Registro Mercantil Central. En ella debe aparecer la forma social escogida con la expresión profesional al final. Por ejemplo, ‘Sociedad limitada profesional’ o ‘S.L.P). 

La fiscalidad de una sociedad limitada profesional

Una sociedad profesional adopta la fiscalidad de la forma jurídica que el emprendedor elija. Y en este caso, al tratarse de una sociedad limitada es el impuesto de sociedades. Cabe destacar también que para constituir un negocio mediante esta fórmula jurídica se requiere un mínimo de un socio y 3.000 euros de capital inicial. 

En cuanto a la normativa que regula a las sociedades limitadas profesionales la web especializada dependiente del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, detalla que son dos: la Ley 2/2007, de 15 de marzo, de sociedades profesionales; y la Ley 25/2009, de 22 de diciembre, de modificación de diversas leyes para su adaptación a la Ley sobre el libre acceso a las actividades de servicios y su ejercicio. 

Todos los pasos anteriormente comentados pueden parecer muy tediosos, pero no son más que la culminación de tu sueño: ser abogado ejerciente con tu propio despacho. Y, como algunas cosas en la vida, es más complicado escribirlo que hacerlo. Mi recomendación es que seas ordenado con toda la documentación que vayas recabando, pues será indispensable para poder enviarla de la forma más rápida posible.  

No hemos hablado del dinero que cuesta colegiarse, puesto que cada colegio profesional pone su propio precio (en virtud de los colegiados que tengan y de los servicios que ofrecen). No obstante, la primera cuota colegial te costará aproximadamente entre 400 y 600 euros. Así que, ¡Ya puedes ir ahorrando! 

 

Mucha suerte con tu próxima aventura. 

 

¿Quieres montar tu propio despacho y no sabes cómo empezar? Descarga gratis nuestra guía “Cómo montar un despacho desde cero”

No olvides compartir este post

Artículos Relacionados